Buscar

La hipnosis, un estado natural


La hipnosis es un estado natural de la menta, en el que podemos entrar de forma espontánea en nuestra vida cotidiana.


Un ejemplo es cuando vemos la televisión, o nos ponemos a leer un buen libro o simplemente cuando estamos navegando por las redes sociales y perdemos el paso del tiempo. Hipnosis en el camino, puede ocurrir cuando vamos por la carretera manejando y de pronto nos damos cuenta que no tenemos memoria en nuestro consciente de los últimos kilómetros recorridos.


Una forma de hipnosis es el estado hipnagógico, al cual entramos un poco antes de quedarnos dormidos y el estado hipnapómpico, que es cuando estamos con la mayor sugestionabilidad y sucede un poco antes de despertarnos. Soñar despierto es considerado por algunos expertos en éste tema, un nivel ligero de hipnosis o un estado hipnoide límite. En todos estos estados lo que está sucediendo es que la mente consciente retrocede y da paso en un primer plano a la mente subconsciente, dando así, un mejor acceso a la imaginación, a la memoria y por supuesto, a los sentimientos.


A partir de los 5 años de edad es cuando la gran mayoría de nosotros empezamos a ser hipnotizables de una manera formal. Existen excepciones, en personas psicóticas que no tiene la confianza para abrirse y recibir, personas con cierto nivel de retraso mental, o con un avanzado Alzheimer, que no pueden concentrarse o usar su imaginación.


En nuestra vida diaria, estamos en contacto con nuestra mente consciente, mientras que las actividades de la mente subconsciente, "debajo de la superficie" se encarga de regular nuestras funciones físicas como el sistema nervioso autónomo o el sistema o aparato circulatorio. La mente subconsciente puede saltar a actuar durante emergencias, aun así sigue siendo esa parte de la mente que se mantiene "en piloto automático" mientras estamos despiertos o dormidos.


Las personas que entran de forma deliberada a un estado de hipnosis en una sesión o una auto-hipnosis saben que son sugestionables. El peligro existe, cuando, fuera de las áreas terapéuticas, las personas no están conscientes de estar en un estado sugestionable; me explico, podemos ser influenciados por una figura de autoridad, como un doctor, un político o una figura parental. Cuando una persona es excesivamente influenciada por una autoridad, un estado hipnótico se puede desarrollar y esa persona puede empezar a ser muy sugestionable.

8 vistas0 comentarios